fbpx

¡Estamos en la final!

Compartir

Los jugadores se mataron en el campo de juego y con una extraordinaria actuación, consiguieron el pase a la Gran Final.

En el Estadio Azteca se vivieron minutos de nerviosismo. Pero la garra y la pasión que mostró el equipo fueron suficientes para estar en una final más.

La afición mostró apoyo total durante los 90 minutos. El ambiente en el estadio fue inmejorable. Y se demostró que, juntos, afición y equipo podemos lograr grandes cosas.

Control total

El partido comenzó con cierto control a favor de La Máquina. Cruz Azul era dueño del balón. Circulaba el esférico en medio campo y logró profundizar un par de veces.

  • 4´Edgar Méndez llegó a línea final y mandó un centro raso, el balón rondó por el área pero no hubo remate azul.
  • 15´Adrián Aldrete dio un gran centro a Milton Caraglio. El argentino remató de cabeza pero el balón se fue desviado de la portería rival.

Rayados intentaba despertar, pero la presión azul era tal, que no podían mantener la posesión del balón. Al intentar llegar al área celeste, la defensa lograba arrebatarles esférico.

Los visitantes tuvieron alguna oportunidad a balón parado. Y es que, la intensidad en el campo provocaba algunas faltas cerca de la portería de Jesús Corona.

El marcador continuaba 0-0 y el partido seguía con mayor posesión para La Máquina.

Penal a favor

Tras una extraordinaria jugada por parte de Milton Caraglio, el delantero sacó un potente disparo y el portero rayado no pudo quedarse con el balón. El esférico quedó libre en el área y Roberto Alvarado intentó rematar, pero un defensa rival le cometió falta en el punto penal. El árbitro central marcaría la pena máxima.

Desafortunadamente, el penal no pudo convertirse el gol, Caraglio tiró desviado del arco de Barovero.

Máxima concentración

A pesar el penal errado, el equipo no perdió la concentración y siguió buscando el gol que le diera el pase.

Con presión y posesión por parte de Cruz Azul, concluyeron los primeros 45 minutos.

Segunda mitad

Para la segunda parte, el partido continuó por la misma vía. Cuando el rival tenía el balón, la presión azul era asfixiante. Pero la mayor parte del tiempo el esférico estaba en los pies de los celestes. El ritmo del partido era de Cruz Azul.

Cayó el gol

Iván Marcone recuperó el balón y lo cedió a Adrián Aldrete. El lateral sacó un disparo muy potente y el portero concedió el rebote que aprovechó Milton Caraglio para mandar la de gajos al fondo de las redes.

Este gol significaba la ventaja y el pase a la final, sin embargo, aún quedaban minutos y Monterrey se iba a ir al frente con todas sus armas.

A partir del gol, los visitantes apostarían por todo. Para mantener el orden en la media cancha, Pedro Caixinha mandaría al terreno de juego a Rafael Baca en lugar de Roberto Alvarado.

Además, el anotador del gol, Milton Caraglio sería sustituido por Martín Cauteruccio.

Rayados estaba al pisando constantemente terreno azul, pero la defensa celeste estaba perfectamente ordenada.

Los 11 jugadores celestes estuvieron coordinados y presionando a los norteños. Cruz Azul no dejó jugar cómodo al rival.

Los minutos pasaban y la intensidad por parte de los dos equipos aumentaba. Los cementeros no dejaron de correr y el tiempo se iban consumiendo.

Terminó el encuentro

Al 90, el central decidió agregar 5 minutos más. Con garra y pasión, los azules lograron quedarse con el balón la mayor parte del tiempo agregado.

Así, concluyó el partido. Tanto afición como jugadores estallaron cuando pitó el árbitro.

Árbitro central

Fernando Guerrero

Compartir